Tel: 938 73 28 40 L–V 10:00–13:30, 17:00–20:30

Certificados y sellos eco




Cuando compramos cosméticos o productos de higiene personal nuestra atención tiende a centrarse en su precio, obviando que la gran mayoría de estos productos contienen sustancias sintéticas, muchas de ellas derivadas del petróleo. Y es que, dejando a un lado el deseo de estar guapos, no solemos darle mucha importancia a nuestra piel, aunque sea el órgano más grande de nuestro cuerpo. Nuestra piel respira, nos protege de factores ambientales, mantiene nuestra hidratación, se regenera, elimina toxinas, y mucho más. Sólo para que te hagas una idea: si cubriésemos totalmente nuestra piel con una capa que no la dejara transpirar, moriríamos en sólo 2 horas. Increíble, ¿verdad?

Es una evidencia que se utilizan sustancias tóxicas en la fabricación de cosméticos. Por ello, en el año 2005 se modificó la directiva europea que regula los cosméticos ya que, según se recoge en ella, "el progreso técnico ha permitido demostrar que algunos de los ingredientes utilizados hasta ese momento eran sustancias carcinógenas, mutágenas o tóxicas para la reproducción”.

Ante las dudas que plantea la cosmética convencional, en Mygdonia apostamos por marcas y artesanos que recuperan las fórmulas tradicionales o que se dedican a investigar nuevos principios activos derivados de productos 100% naturales.



¿Qué es la cosmética econatural?


Aunque actualmente no existe una definición consensuada sobre qué es un cosmético ecológico o un cosmético natural, se puede decir que cumple con los siguientes principios:

  • La mayor parte de los ingredientes son naturales o de origen natural (¡como mínimo un 90%!).
  • No contiene materias primas, especialmente compuestos químicos, sobre los que existan dudas sobre su inocuidad para la salud o el medio ambiente.
  • Está desarrollado y producido sin experimentación animal.
  • No contiene ingredientes ni procesos que impliquen el uso de tecnologías controvertidas como organismos modificados genéticamente (OGM), nanotecnología o irradiación.
  • Es respetuoso con el medio ambiente.
  • Suele usar embalajes eco-responsables, reciclados y/o reciclables.
  • Suele cooperar con el comercio justo.
  • Está certificado por los sellos internacionales de cosmética econatural.

El término "natural" en la etiqueta de un cosmético no significa que éste sea seguro para tu salud, ni tampoco natural. Algunas marcas comercializan sus productos como "superiores" haciendo referencia a que poseen propiedades "naturales" y que están "recomendados por el médico".



¿Por qué comprarla?


  • Cuidas la salud de todos: estás protegiendo tu salud, la del medioambiente, la de los agricultores y la de los fabricantes.
  • Sabrás lo que llevan tus cosméticos: sin ingredientes peligrosos con nombres extraños ni marketing engañoso.
  • Tendrás la mejor calidad para ti: con materias primas ricas en principios activos y seguras.
  • Pagarás un precio justo: porque pagas por lo que hay dentro del producto, y no por lo que podría ser y no es.
  • Realizas un pequeño gesto poderoso: comprar cosmética econatural puede cambiar el mundo.

La mayoría de personas tiende a pensar que aquello que nos ponemos en la piel se queda en el exterior y que no afecta a nuestro cuerpo. ¡Nada más lejos de la realidad! Existen muchísimos cosméticos y productos de higiene personal que, de hecho, incluyen ingredientes especialmente pensados para favorecer su penetración en la piel.

Otras personas justifican la presencia de sustancias sospechosas de ser tóxicas en los cosméticos argumentando que se encuentran en concentraciones muy pequeñas. Aun así, deben recordar que entramos en contacto con ellas cada día y que algunas se acumulan en nuestro organismo pudiendo dar problemas de salud a largo plazo. Además, las sustancias que actúan como disruptores endocrinos lo hacen a dosis muy por debajo de las dosis en las que aparecen en los cosméticos.

De ahí la importancia de apostar por la cosmética econatural que, al poseer ingredientes naturales y prescindir de químicos que asfixian la piel, resulta mucho más sana. Al apoyar las propias funciones de oxigenación, protección, hidratación y regeneración es siempre una opción muy recomendable para todo el mundo y, en especial, para aquellas personas con una piel sensible y con tendencia a sufrir alteraciones como acné o eccemas.
"Los cosméticos convencionales son un cóctel de sustancias químicas. Algunas de ellas se han evaluado y presentan riesgos para la salud. Las personas no somos conscientes de que nuestra piel también absorbe estos productos y pasan al torrente sanguíneo sin ninguna barrera. Además, los cosméticos están diseñados para que aumenten la penetración y desde que se ha desarrollado la nanotecnología todavía más porque se trabaja con sustancias de tamaño muy pequeño. Uno de los casos más conocidos son los parabenos. Se utilizan como conservantes en los cosméticos y van en muy pequeñas cantidades. Pero actúan como disruptores endocrinos, es decir, mimetizan la acción de nuestras hormonas ocupando su lugar y lo hacen a concentraciones infinitesimales. Así que, aunque la cantidad de parabenos en el cosmético sea muy pequeña tienen una acción sobre nuestra salud que se acumula con el uso diario de esos cosméticos. Cada vez hay más personas con problemas de alergias en la piel, a los perfumes y sin hablar de las que desarrollan SQM, es decir, sensibilidad a cualquier tipo de producto químico."

Montse Escutia, ingeniera agrónoma especializada en agricultura ecológica (texto extraído de ecoestetica.org).



¿Qué nos dice la etiqueta?


Existen algunos consejos básicos que nos ayudan a valorar la calidad de un cosmético. Uno de ellos es mirar siempre el INCI de lo que compramos y evitar cosméticos con una lista interminable de ingredientes.


Y ¿qué es el INCI? Pues son las siglas de International Nomenclature Cosmetic Ingredient. Es decir, es el nombre que se utiliza a nivel internacional para nombrar a todos los ingredientes incluidos en los cosméticos. De esta forma no hay sitio para errores y siempre se puede conocer.

En el listado de ingredientes de un cosmético éstos se ordenan según su importancia en la fórmula. Es decir, los primeros son los que se encuentran en mayor cantidad y los últimos los que se encuentran en menor cantidad. Si un cosmético publicita la presencia de un determinado principio activo debemos valorar qué lugar ocupa ese ingrediente en la lista. Por ejemplo, si habla de las virtudes del espino amarillo, pero éste ocupa una de las últimas posiciones en la lista de ingredientes, quiere decir que contiene muy poca cantidad de espino amarillo en comparación con el resto de ingredientes.

Si te estás preguntando qué ingredientes deberías evitar en un cosmético, pinchando aquí puedes descargarte una lista de ingredientes INCI sospechosos de perjudicar la salud según el instituto alemán de análisis ecológicos Ökotest.



¿Cómo distinguir la cosmética econatural?


En la actualidad, los términos “natural” y “ecológico” en cosmética no están protegidos. Esto implica que cualquiera puede utilizar ambos términos para vender un cosmético.

Al no existir una ley que indique a qué nos referimos al hablar de un cosmético econatural han emergido certificadoras, asociaciones y fabricantes que han creado sus propias normas. Es decir, no existen leyes, pero sí existen normativas privadas que regulan este tipo de productos y que han sido desarrolladas por certificadoras, asociaciones, fabricantes o algún otro tipo de profesional del sector.

El cumplimiento de estos requisitos exige un control externo independiente que lo valide, tarea que llevan a cabo diferentes empresas de certificación a través de auditorías periódicas.

Muchos cosméticos y productos de higiene personal utilizan las palabras "natural" o "ecológico" como reclamo publicitario. Sólo los cosméticos certificados bajo alguna de las normativas existentes garantizan que contienen ingredientes naturales o ecológicos, y están libres de sustancias peligrosas para nuestra salud y el medio ambiente. Los sellos ECO nos ayudan a elegir un cosmético natural auténtico.

Siempre que encontramos un sello en un producto hemos de preguntarnos qué significa y qué hay detrás. A continuación, te mostramos los principales sellos que nos podemos encontrar. Pincha alguno de ellos para una sencilla explicación de qué significa.



Certificados y sellos eco


Astma Allergi Danmark